¿SUFRES AFTAS A MENUDO? TE CONTAMOS LA SOLUCIÓN

 

Las aftas bucales son úlceras que se producen en la mucosa de la boca y constituyen una de las enfermedades bucales que más frecuencia tiene junto con las caries. Son de tamaño pequeño (unos 5 milímetros como máximo la forma minor). Las aftas mayor son menos frecuentes y su diámetro es mayor a 5 milímetros. Tienen color blanco o amarillento con borde rojo. La curación de la mucosa puede variar entre 4 y 14 días. Cuando los episodios se repiten con frecuencia, esta condición se denomina Estomatitis aftosa recidivante, es muy molesta y puede resultar incapacitante.

 

Las causas principales son las siguientes:

 

  • Debido al roce de la dentadura, prótesis, aparatos de ortodoncia y las automoderduras.
  • También pueden ser causadas por productos químicos, sustancias muy calientes, pastas de dientes o medicamentos.
  • A veces se deben a alergias alimentarias.
  • Pueden tener relación con una infección o con tener sistema inmunitario deprimido.
  • Elestrés emocional también desempeña un importante papel en el origen de las aftas bucales.
  • Pueden estar causadas por trastornos hormonales.
  • Mala absorción o déficit de vitaminas.

 

Síntomas

Las aftas bucales suelen presentarse en la parte interior de las mejillas y los labios, lengua, suelo de la boca  y encías.

A menudo producen escozor, picor, inflamación, dolor espontáneo, a la masticación y al hablar por el roce con los dientes.

En casos más extremos pueden producir fiebre y malestar general.

 

Prevención

Para evitar la aparición de las aftas bucales es recomendable llevar una higiene bucal adecuada.

Tener una dieta variada, rica en frutas y verduras.

Evitar traumatismos producidos durante la alimentación

 

Tratamientos

Aunque no hay una terapia específica para esta afección, se suelen aplicar tratamientos tópicos locales o enjuagues  y en casos excepcionales tratamientos con inmunomoduladores orales o locales.

 Cuando las aftas estan presentes deberemos evitar consumir alimentos y bebidas muy frías y muy calientes, alimentos irritantes y ácidos como cítricos. Es muy importante para la rápida cicatrización evitar hablar mucho esos días, si tienes menos de 10 aftas podrás  alimentarte de la misma forma, mastica despacio y en pequeñas cantidades.

Existen productos que pueden facilitarte mucho la función normal de tu boca durante estos días y ayudar a que la cicatrización sea más rápida y las aftas menos dolorosas, pero no todos los productos comercializados son igual de efectivos. Además, tu odontólogo puede prescribirte formulas magistrales que se adapten a tu caso para la solución de tus lesiones, para que te sean dispensadas  por tu farmacéutico.

 

Esta enfermedad en principio no presenta riesgos para la salud. No obstante, si las heridas tienden a reaparecer, presentan un gran tamaño y son profundas, es importante que se consulte con un médico para que valore si hay posibilidad de que haya relación con otro tipo de enfermedad.