¿PARA QUÉ SE COLOCA UN IMPLANTE DENTAL?

Hace algún tiempo, la pérdida de los dientes obligaba al ser humano a llevar una prótesis dental removible parcial o total que era muy incómoda y problemática.

El implante dental es el mejor y más moderno método para reemplazar los dientes naturales que faltan. Está científicamente demostrado que el 9598% de los implantes dentales tienen excelentes resultados.

¿Qué es un implante dental?

El implante dental es una raíz dental artificial, en otras palabras, es un tornillo de titanio que se inserta en el hueso de la mandíbula o del maxilar para sustituir el diente que falta como si fuera un diente natural.

Los implantes dentales tienen una forma cilíndrica o cónica, con una longitud y un diámetro seleccionado de acuerdo con la cantidad del hueso. Como ya se ha demostrado, el implante dental no provoca ningún tipo de cambio adverso en el cuerpo.

El implante dental está compuesto de dos partes principales:

– El tornillo

– El pilar (el muñón).

 

 

 

El tornillo se inserta quirúrgicamente en el hueso mandibular o maxilar del paciente, mientras que el pilar tiene la función de crear una conexión entre el tornillo y la estructura protésica (corona dental). Juntos sustituyen el diente que falta.

Hay una serie de contraindicaciones para la implantología dental. Por esta razón, antes de hacer este tipo de intervención, el médico debe ser informado de todos los problemas de salud del paciente. Si el paciente no está seguro, lo mejor es realizar todos los análisis necesarios y asegurarse de que no hay problemas de salud y también para ver qué tipos de tratamientos dentales alternativos existen en el caso de detección de alguna contraindicación. Es muy importante también informar a su médico de las alergias a la anestesia u otros medicamentos.

Para planificar la cirugía, el dentista necesitara ver una radiografía panorámica (o, según el caso una tomografía computarizada) que se realiza con el propósito de ver la cantidad y calidad del hueso para fijar la posición del nervio y para establecer la longitud, el grosor y la dirección de colocación del implante dental.

El proceso de colocación del implante dental

Existen varias técnicas para colocar los implantes dentales:

  • Clásica (quirúrgica)– esta técnica se realiza cortando la encía, en el caso de que el diente fuera extraído hace tiempo.
  • Implantología transmucosa, también llamada sin colgajo o flapless- está basada en la colocación del implante dental sin la necesidad de cortar la encía.
  • La implantología dental inmediata post-extracción – este procedimiento supone la capacidad de colocar el implante en la misma sesión cuando se extrae el diente.

Sin embargo, cualquiera que sea el método que elija, la implantación dental no es dolorosa y se realiza bajo anestesia local. El trabajo no es difícil y dura poco tiempo, pero, para tener dientes fijos, el paciente debe esperar desde unos días hasta 6 meses, dependiendo del tipo de implante dental.

 

Tipos de implantes dentales

Implante dental de carga inmediata (1 fase)
El implante dental en una fase se utiliza para evitar la segunda fase del implante: es decir, para no abrir la encía e insertar el pilar. En la misma fase se coloca el implante y se fija la corona dental. Este tipo de implante dental requiere una buena calidad y cantidad de hueso. El implante dental en carga inmediata se inserta inmediatamente en el alvéolo. Para esto, no debe haber ninguna infección.

Implante dental en 2 fases
La intervención con estos tipos de implantes dentales supone 2 fases. En la primera etapa se introduce el implante que se debe integrar con el hueso. Por esto, para continuar con la segunda fase de tratamiento debe pasar 3-4 meses después de la cirugía para la mandíbula inferior y 5-6 meses para el maxilar superior.
En la segunda fase de el tratamiento, sobre la parte superior del implante se atornilla el muñón (el pilar) y después sobre él se cementa la corona permanente.

 

Las ventajas de los implantes dentales:

            Los implantes dentales previenen la reabsorción ósea: Si falta un diente, es decir, la corona y la raíz, el hueso se retira hacia atrás y cambia la apariencia física. Los implantes dentales evitan que este proceso tenga lugar.

          Los implantes dentales salvan los dientes adyacentes: En los casos en que falta solo un diente, existen dos soluciones: hacer un puente con tres coronas o insertar un implante. En el caso del puente los dientes adyacentes tienen que ser desvitalizados, en cambio, cuando se inserta un implante dental estos dientes no se tocan.

           Los implantes dentales no se mueven: A diferencia de las soluciones removibles es que los implantes dentales le darán la confianza y la sensación de tener los dientes naturales, que no se mueven.

         Con los implantes dentales no se siente dolor: No va a sentir más dolor e inflamación en las encías debido a la dentadura removible.

        Los implantes dentales son para siempre: Los implantes dentales son para un período largo de la vida, con los cuidados adecuados para ello.

 

La investigación científica ha demostrado que las personas que fuman o que tienen baja inmunidad son más susceptibles a los riesgos y complicaciones de los implantes dentales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies