INFLUENCIA DE LAS ENFERMEDADES SISTÉMICAS EN LA SALUD ORAL

Los adultos con diabetes mal controlada, tienen 2,9 veces más probabilidades de presentar periodontitis severa que aquellos sin diabetes. La probabilidad es aún mayor (4,6 veces) entre los fumadores con diabetes mal controlada. La diabetes también retrasa la curación y aumenta el riesgo de infección oral y formación de abscesos. La asociación se considera bidireccional: la diabetes es un riesgo de periodontitis y la periodontitis es un posible factor de gravedad para la diabetes. Por lo tanto, el cuidado de la salud oral es aún más urgente en personas diabéticas y el dentista debe enfatizar los procedimientos preventivos en los pacientes diabéticos o con algún tipo de inmunodepresión. Los medicamentos utilizados para el tratamiento de la hipertensión arterial pueden causar xerostomía, que potencialmente causa caries dentales extensas, llagas en la boca e infecciones orales. Los pacientes con xerostomía a menudo se quejan de dificultad para tragar y glosodinia.

La diabetes eleva los niveles de citoquinas y aumenta el estrés oxidativo en los tejidos periodontales, exacerbando la enfermedad periodontal. Sin embargo, el tratamiento periodontal puede jugar un papel importante en el control de la diabetes a los 3 meses.

La xerostomía es sequedad de la boca, que es causada por la disfunción salival. Investigadores en Macedonia concluyeron que existe una correlación significativa entre el grado de xerostomía y los niveles salivales de glucosa. Las caries son más comunes y más graves en pacientes diabéticos.

Hay determinadas lesiones como lengua geográfica, estomatitis, o queilitis angular, que son más frecuentes en pacientes diabéticos; así como infecciones fúngicas. La hiperplasia gingival es un efecto secundario de Nifedipina, Diltiazepan, Verapamil y Amlodipina (bloqueadores del canal de calcio) utilizados en el tratamiento de la hipertensión.

En casos graves, puede ser necesaria la extirpación quirúrgica del tejido. Las lesiones de mucosa, como las reacciones liquenoides, también pueden ser causadas por varios medicamentos antihipertensivos.