salud-oral

INFLUENCIA DE LA SALUD ORAL EN EL ESTADO DE SALUD GENERAL

La alteración del equilibrio microbiológico oral causa una serie de enfermedades infecciosas orales que incluyen caries dental, periodontitis apical, enfermedades periodontales, pericoronitis y osteomielitis ósea craneofacial. La microbiota oral también se asocia con varias enfermedades sistémicas, como enfermedad cardiovascular, neumonía, cardiopatía, artritis reumatoide, cáncer de páncreas, cáncer colorrectal, cáncer de esófago, accidente cerebrovascular y artritis. En consecuencia, la microbiota oral se ha considerado como un biomarcador potencial para enfermedades humanas. Ésta es la forma en que la falta de atención a la salud oral puede provocar problemas en la salud general.

La Porphyromona gingivalis puede incrementar el riesgo de cáncer esofágico. Esta bacteria ha sido detectada en el 61% de los tejidos cancerosos, 12% de los tejidos adyacentes y 0% en la mucosa esofágica normal. Ha sido probado en recientes estudios, que la P. gingivalis infectaba el epitelio esofágico de los pacientes con cáncer esofágico. La infección se observó en asociación con la progresión del cáncer esofágico, y podría ser un importante biomarcador de esta enfermedad. Además, se ha reportado que la erradicación de este patógeno oral podría ayudar a reducir el cáncer esofágico.

La P. gingivalis también se ha asociado con un alto riesgo de cáncer de páncreas. Células microbianas son liberadas de la biopelícula a través del epitelio y se diseminan sistémicamente a través de la circulación sanguínea. Algunas de las bacterias aisladas de los tejidos pancreáticos eran miembros del microbioma oral. P. gingivalis, uno de los factores etiológicos del cáncer de páncreas, tenía la capacidad de escapar de la respuesta del huésped y deteriorar la inmunidad innata, y posteriormente fortalecer el entorno inherente favorable para sobrecrecimiento bacteriano.

Las Fusobacterias, que provienen de la boca, provocan una respuesta inmune excesiva y activan los genes de crecimiento del cáncer. Las fusobacterias se acumulan masivamente en adenomas intestinales, un crecimiento benigno del intestino que se volverá canceroso a medida que pase el tiempo. Las fusobacterias provocan una respuesta inflamatoria que podría acelerar la formación de tumores colorrectales. El Streptococus mutans es un importante patógeno para la caries dental. Esta bacteria puede contribuir directamente a la aterosclerosis al alterar la función de las células endoteliales, uno de los primeros indicadores de enfermedades cardiovasculares. Además, la infección de células epiteliales por bacterias periodontales estimula la producción de citoquinas proinflamatorias (TNF-α, IL-1β, IL-6 y PGE2). Estas citoquinas entran en la circulación sanguínea y en células afectadas en las placas ateromatosas, lo que conduce al desarrollo de la aterosclerosis. Hasta la fecha, la evidencia epidemiológica respaldaba una asociación entre las enfermedades bacterianas orales (como las enfermedades periodontales) y la enfermedad arterial coronaria.

Los presentes estudios confirmaron que cinco bacterias comensales orales (Campylobacter rectus, P. gingivalis, Porphyromonas endodontalis, P. intermedia, Prevotella nigrescens) eran únicas para la enfermedad arterial coronaria cuando se comparaban con varios trastornos no cardiacos. Y la presencia de A. actinomycetemcomitans en el área subgingival se asoció con un riesgo casi doble de enfermedad arterial coronaria confirmada angiográficamente, lo que hizo de la A. actinomycetemcomitans un patógeno con un rol especial en la enfermedad arterial coronaria, aparte de una bacteria asociada sólo con la periodontitis. Muchas bacterias orales que secretan proteínas, péptidos y proteasas, viven en el surco gingival.

Esos péptidos secretores y proteasas probablemente fueron los responsables de alterar el citoesqueleto de la actina en el epitelio gingival del huésped, lo que lleva a la entrada microbiana oral en el sistema de flujo sanguíneo. Al entrar en los vasos coronarios, estas bacterias migratorias podrían formar estructuras de biofilm dentro de las placas ateroscleróticas y provocar enfermedad arterial coronaria.

La periodontitis también nos hace susceptibles de padecer neumonía. La aspiración de bacterias desde la cavidad oral hacia la vía respiratoria inferior es posible ya que las superficies de la cavidad oral son contiguas a las de la tráquea y la vía aérea inferior. Bajo malas condiciones de higiene oral, los patógenos colonizan fácilmente la cavidad oral, incluyendo S. aureus, Pseudomonas aeruginosa y diez géneros de bacilos gramnegativos.

La aspiración posterior deposita estas bacterias (especialmente organismos anaeróbicos derivados del surco gingival) y productos inflamatorios (asociados con la enfermedad periodontal) en la vía respiratoria inferior, aumentando así el riesgo de infección pulmonar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies